Turismo

Breve historia de la ciudad de Córdoba

Los orígenes de Córdoba se pierden en la noche de los tiempos. Su situación cercana al río y la riqueza de las tierras de la campiña la configuraron como lugar idóneo para las primeras ocupaciones prehistóricas. Pero no es hasta el Bronce Final (siglos IX y VIII a.C.) cuando se crea el primer asentamiento propiamente dicho. Con la llegada de fenicios y griegos a la península, la ciudad se reafirma como un importante centro minero y comercial gracias a la navegabilidad del Guadalquivir. Este hecho favoreció las relaciones y la difusión artística y comercial, integrando a esta localidad con las principales urbes del momento.
 
No obstante, no fue hasta mediados del siglo II a.C., entre el 169 y 153 según Estrabón, cuando se hace sentir gracias al general romano Claudio Marcelo, quien la designa como Capital de la Hispania Ulterior, y se hace conocer por haber dado al Imperio grandes filósofos como Séneca, y poetas como Lucano. De todas maneras, fue con el mandato de Cesar Augusto cuando Córdoba alcanza mayor relevancia, proliferando la construcción de monumentos y mejoras de infraestructuras públicas, prueba de ello son los restos del anfiteatro y templos (situados en la actual calle Claudio Marcelo) y la construcción del puente por donde discurría la Vía Augusta, además de un circo, un teatro sólo 6 metros más pequeño que el de Roma y el anfiteatro más grande del Imperio. 
 
Su máximo esplendor comienza  tras la invasión de los árabes de la Península Ibérica en el año 71 por el lugarteniente de Tariq, Mugit y tomase Córdoba. Abd al-Rahman I en el año 756 la proclamara capital del independiente Al-Andalus e iniciara la construcción de la Mezquita sobre la basílica de San Vicente.
 
No obstante, no llegó a ser la capital del Emirato Independiente de Damasco y del Califato Omeya de Occidente hasta que Abd al-Rahman III el 16 de enero del 929 así lo decidiera. Siendo precisamente este califa quien procediera a la construcción de Medina Azahara.
 
Así en el siglo X es una de las capitales más grandes del mundo y centro cultural con una biblioteca con más de 400,000 volúmenes. Política y económicamente alcanzó su gran esplendor durante el reinado de Alhakam II, hijo de Abd al-Rahman III, y de su hijo Hixam II, cuando se llevó a cabo la ampliación de la famosa Mezquita. Sin embargo, a partir de la muerte de Almanzor (10139, Córdoba empezó a decaer y se convirtió en reino de taifa. 
 
Es reconquistada para los cristianos por Fernando III "El Santo" el 29 de junio del 1236 proyectándose entonces la construcción de 14 iglesias, siete en la Medina (Villa) y otras tantas en la Ajarquía y conocidas actualmente como las iglesias fernandinas.
 
La enorme población de Córdoba con el Califato, se vio mermada con la aparición de la peste negra en el 1349 y su repetición quince años después. Pero resurgió un siglo después con los Reyes Católicos, quienes recibieron aquí a Cristóbal Colón para conversar el proyecto de su viaje a las Indias. 
 
En el año 1523 se comenzó a levantar la actual Catedral de Córdoba, siendo obispo de la ciudad Alonso Manrique, trabajando en ella los principales arquitectos castellanos y encargándose su dirección a Hernán Ruiz I, siguiendo tanto los cánones góticos como los renacentistas. Su hijo Hernán Ruiz II continuó la obra siguiendo un estilo manierista. 
 
Felipe II tratando de restablecer la importancia de Córdoba, mandó construir las Caballerizas Reales (1571), en parte de los terrenos del Alcázar de los Reyes Cristianos, con la intención de que sirviese de criadero de caballos de raza al servicio de la Corona. También durante el siglo XVI se construyó la Plaza de la Corredera; ésta se ha utilizado tanto para celebrar corridas taurinas como para juegos de caña (de ahí su nombre). Su configuración actual proviene del proyecto del arquitecto Antonio Ramós Valdés, en 1683, siguiendo el modelo de las plazas mayores castellanas.
 
En los siguientes siglos, los monarcas y gobiernos locales poco se ocuparon de la ciudad, no siendo hasta mediados del siglo XX cuando Córdoba recupera parte de su esplendor, tanto económica como socialmente.
 
Ciudad Patrimonio de la Humanidad, Córdoba es una joya pulida desde hace siglos gracias a las distintas culturas que convivieron en sus calles, contando en la actualidad con 3 inscripciones en la Lista del Patrimonio Mundial concedidas por la UNESCO: la Mezquita Catedral (1984), el centro histórico que la rodea (1994) y la Fiesta de Los Patios (2012).
 
Monumentos
Museos
Baños Árabes
Iglesias Fernandinas
Calles y plazas
En el río
Puertas y murallas
Casas y palacios
Conventos
Fuentes y jardines
Conjuntos escultóricos

 

 

El plazo de presentación de los Casos Clínicos y de fotografías para el concurso finalizará el 5 de noviembre.